“Los dolores que quedan son las libertades que nos faltan”

  • Santiago Manuel Barcos

Resumen

Este año se celebra en todo el País el centenario de uno de los hitos más importantes e influyentes de la historia de la educación superior Argentina, puesto que aún hoy los principios reformistas continúan vigentes y se integran a la discusión sobre la Universidad y su función social.
La frase citada corresponde al primer párrafo del Manifiesto Liminar, nombre dado a la proclama del movimiento de la Reforma Universitaria iniciada en la Universidad Nacional de Córdoba y publicado el 21 de junio de 1918. El mismo fue redactado por Deodoro Roca, abogado, dirigente universitario reformista, periodista y activista por los derechos humanos.
Los legados de la Reforma de 1918 incorporaron las conquistas sobre la autonomía universitaria, el cogobierno, el acceso por concursos docentes, las cátedras libres y su periodicidad, la gratuidad de la enseñanza y el acceso masivo a la Universidad. Asimismo se sumaron: la extensión universitaria, la vinculación de docencia e investigación, la inserción en la sociedad y rol de la Universidad, la solidaridad latinoamericana e internacional y la unidad obrero-estudiantil. Sin embargo, repasar la historia de esta gesta protagonizada por estudiantes y profesores universitarios, invita a reflexionar sobre ciertos acontecimientos previos para así comprender la historia de la Universidad Argentina. Es así que podemos destacar algunos puntos de inflexión.

Descargas

Los datos sobre descargas todavía no están disponibles.
Publicado
2018-07-06
Cómo citar
Barcos, S. M. (2018). “Los dolores que quedan son las libertades que nos faltan”. Revista ECONO. Facultad De Ciencias Económicas. UNLP, 8(16). Recuperado a partir de https://revistas.unlp.edu.ar/econo/article/view/5650
Sección
Artículos