El análisis de los procesos de integración no puede limitarse solo al ámbito del espacio ampliado que abarcan. Es ineludible considerar también, junto con las circunstancias históricas concomitantes con su desenvolvimiento, el contexto internacional en el que están insertos. Otra cuestión objeto de estudio es la evaluación de sus características para determinar la similitud y los rasgos distintivos de unos y otros. Estos temas forman parte del contenido de los trabajos incluidos en este número. En tal sentido el trabajo de Lincoln Bizzozero Revelez ubica la política internacional de Brasil en la transición experimentada por el sistema internacional en el decenio de 1990, a partir del fin de la bipolaridad y la expansión del capitalismo. Dentro de este marco determinante, cabe establecer el papel desempeñado por ese país en la construcción de un espacio sudamericano. Ese espacio se debe conformar en torno a dos ejes. El eje fundamental es el de la capacidad de avanzar en acuerdos y negociaciones encarados conforme a las prioridades e intereses de todos los Estados, caracterizados por capacidades y recursos diferentes. El otro eje se vincula con las poblaciones involucradas en tales acciones, a cuyo alcance se deben poner mecanismos de consulta y participación, por ser ese el medio de acordar contenido cultural al proceso regional. 

Publicado: 2010-12-20